gravel_web_featured_24082016001

Sobre Gravel Cycles

Gravel Cycles, ¿por qué?
Porque gravel es grava, materia base de una calzada. También mineral, tierra. En la esencia de Gravel Cycles, encontrarás un ciclismo mestizo. Es el que me apasiona y por el que trabajo. Ni carretera ni montaña, sino la conjunción de ambas cosas. Un ciclismo sin fronteras, eficiente, que busca su recorrido entre pequeñas carreteras vecinales, asfalto desintegrado y caminos de tierra. Todas son vías solitarias que convierten el territorio en una geografía transitable.

Contra la obsolescencia programada
No busco en los cuadros que diseño una bicicleta de moda. No se trata de un objeto de usar y tirar, algo con fecha de caducidad programada. La bicicleta tiene que pervivir a lo largo de los años como nuestra segunda piel. Con el paso del tiempo, nos identificamos cada vez más con ella, la conocemos a fondo y en nuestro rodar nace una relación de afecto. Si eres de los que cambias a menudo, ésta no es tu marca. Si, por el contrario, tienes cierta sensibilidad por la pieza, Gravel Cycles puede hacer realidad tus sueños.

Una experiencia geográfica
Desde Gravel Cycles, el ciclismo cobra dimensión de experiencia geográfica. El transcurso de un viaje, por largo o corto que sea, por lejano o próximo, se carga de sentido cuando la mente, la vista y el oído están alerta; perciben y registran sensaciones y emociones que se desprenden del diálogo con el paisaje. Las bicicletas que diseño llevan esta filosofía en su ADN. Una manera de entender el ciclismo y, por extensión, la vida, que intento transmitir en cada uno de los cuadros. Así que ya sabes, si buscas la solución para largas distancias por tierra y asfalto, para aventuras remotas o cerca de casa, te invito a probar lo gratificante que es la experiencia sobre una bicicleta verdaderamente polivalente.

Eliseu T. Climent
Fundé Gravel Cycles en 2012, después de un curso de fabricación de cuadros en Italia en 2011 con la obsesión de crear una bicicleta que diera respuesta a la mayoría de facetas del ciclismo que practico. En 2008 compré una bicicleta de ciclocross. Rodé mucho con ella, buscando sus límites. Muchos kilómetros de pistas y carreteras aquellos años y hasta una vuelta en el día a la emblemática ruta Pedals de Foc. Llegué a la conclusión de que necesitaba cubierta de 29, frenos de disco y un cuadro menos nervioso. Y así empezó Gravel Cycles. La primera Gravel Le Nomade la diseñé y fabriqué en el curso en Italia. Nacía el primer prototipo de la marca, un verdadero buque insignia.

¿Y mi relación con la bicicleta? Pues todo empezó allá por el año 1982. Con una primera Peugeot de acero (que todavía conservo) y unas alforjas que había comprado con mis ahorros (pocos, pues tenía 14 años) comencé a explorar los rincones, carreteras secundarias y caminos de mi Valencia natal. Desde esa fecha, mi relación con el ciclismo se ha vuelto más profunda y madura. Ciclismo de viaje, deportivo y urbano. Tándem, bicicleta de gravel, de viaje o de montaña pura, bicicleta de carretera y urbana… todas las que tengo me dicen algo. Y me dicen más cuando las saco a pasear. Han visitado Cuba, Benín, Marruecos, Islandia o Finlandia en invierno; han repetido los Alpes y los Pirineos y todas las pistas y carreteras que me atraen de los mapas. Las he cargado con alforjas, con las ligeras bolsas de bikepacking o enganchado un trailer.

¡Bienvenido a Gravel Cycles!