La Ruta del Ter

RUTA DEL TER

Que nadie se equivoque. La Ruta del Ter no es coser y cantar. El itinerario, que desciende desde el Pirineo al Mediterráneo, no puede enmarcarse dentro los grandes itinerarios fluviales que encontramos en Europa. Esta es una propuesta más dura y variada, no apta para el público familiar ni para el ciclista en baja forma.

La Ruta del Ter se presenta como un eje de movilidad sostenible con poco más de 200 kilómetros. La iniciativa ha sido impulsada por el Consorci del Ter dentro su plan de fomento turístico. Pese a empezar a 2.150 metros de altitud para llegar a la cota 0, la Ruta del Ter obliga a pedalear fuerte para superar en su primera mitad desniveles y pendientes. Se trata de un terreno roto, de un paisaje abrupto que no da pie al descanso. Aun siendo el agua el hilo conductor, a menudo se aleja para evitar vías principales de tráfico principales o congostos del río sin posibilidad de paso. Con el paso de los kilómetros, tendremos ocasión de relajarnos.

Vallter 2000, km 0. Desde la estación de esquí de Vallter 2000 (2150 m), nos lanzamos a un vertiginoso descenso de carretera a Setcases y, sin abandonar el asfalto, llegamos a Camprodon. Empieza aquí los caminos que nos permitirán atravesar las comarcas que nos separan del mar. Como recorrido cicloturista, la Ruta del Ter emplea vías de tierra en un estado de conservación entre bueno y aceptable, así como algunos tramos de asfalto sin demasiado tráfico.
A la postre, una propuesta que podría dividirse en dos grandes partes: una montañosa, desde el Pirineo hasta la Vía Verde del Carrilet de Olot-Girona; y una segunda, más llana, rural y urbana, que se extiende desde este punto hasta la desembocadura, la llamada Gola de Ter, atravesando la ciudad de Girona, entre otras poblaciones.
Todavía no se puede hablar de este recorrido como un proyecto concluido, sino de un work in progress donde permanentemente se están llevan realizando intervenciones de mejora de su trazado para evitar al máximo carreteras principales y cruces peligrosos.
Tuve la suerte de poder compartir la experiencia con dos personas cruciales de esta iniciativa: Enric Serra, director de la estación de esquí Vallter 2000 y ciclista, el cual nos trasladó al punto de inicio; y Ponç Feliu, gerente del Consorci del Ter, ornitólogo e igualmente ciclista, con quien disfruté y compartí los 175 km de la primera jornada hasta Girona.
Para no alargarme, no describiré la ruta en su totalidad, pero sí que diré que entre Ripoll y El Pasteral, ya en el Carrilet Olot-Girona, se concentra el tramo más laborioso. A pocos kilómetros de la primera población, nos alejamos del río para evitar la C-17. Rodamos por pistas en pendiente mantenida y algún tramo fuerte y pedregoso hasta desembocar en el camino pavimentado de Vallfogona del Ripollès a Santa Maria de Besora, con subidas nada despreciables. Un continuo tobogán con rampas duras nos llevará hasta la comarca de Osona con algunos tramos de sendero que bordean el río y que poseen una estética impecable. Manlleu, Roda de Ter y la subida hasta el pantano de Sau nos obligarán a pedalejar con ganas. Los 30 kilómetros entre los embalses de Sau y Susqueda son espectaculares, aunque no permiten rodar a ritmo, por el estado del terreno y el trazado sinuoso de la pista.
Desde la presa de Susqueda, el terreno cambia, el perfil se suaviza y evita cualquier elevación. Largas rectas del Carrilet Olot-Girona y, a partir de aquí, plantaciones de álamos que alternan con campos y bosque (un espacio que, en el momento de escribir este artículo, se encuentra trágicamente en llamas).
Con el paso de los kilómetros, el paisaje se despoja de vegetación. Descubierta y rectilínea, la Ruta del Ter sigue su curso, dejando tras ella Torroella de Montgrí, el último núcleo antes de la costa. El mar se encuentra a un tiro de piedra. Final de viaje.

Info
Web: www.rutadelter.cat: información actualizada y todos los servicios a lo largo del recorrido
Facebook: www.facebook.com/rutadelter
Guia Ruta del Ter. Seguint el curs del riu. Editorial Alpina i Consorci Alba-Ter. Septiembre 2009

Logística
Ida y vuelta. Al ser una propuesta en línea, lo más aconsejable es el transporte público. Llegada en tren a la estación de Ripoll y subida a Vallter 2000 en taxi (consulta los servicios a www.rutadelter.cat).
De vuelta, podremos retroceder hasta la estación de tren de Flaçà.

Track

Deja un comentario